domingo, 12 de agosto de 2007

Esbozo ciclico de un infinito incomprensible


En el centro hay una gran esfera llena de energía, alrededor de ella giran en redondel otras esferas mas pequeñas siguiendo una orbita, que lindo es el sistema solar. Una de las esferitas me llama la atención, que linda que es la tierra. Me acerco cada vez más y veo un continente, un país, una provincia, un barrio, una esquina, un Pablo y una Filomena. El joven le esta dando una carta a su amada pidiéndole perdón por tratarla tan mal y declarándole todo su amor.
- Que linda es Filomena- piensa Pablo. En la carta veo papel, tinta y brillantina. Me acerco lo suficiente para ver que el papel esta hecho de millones de células de un árbol que murió a los cuarenta y ocho años. Sigo adentrándome el lo diminuto y veo que cada célula tiene una membrana plasmática, que linda membrana plasmática. Miro más de cerca y en la membrana plasmática viven miles de proteínas de diferente sexo, color y religión. Me fijo a más corta distancia y unos aminoácidos me saludan sonrientes, que lindos aminoácidos. Decido meterme mas en lo desconocido y me aproximo a un montón de átomos, ni siquiera el numero mas alto con nombre puede describir lo que veo. Todas las cosas más grandes ya no son visibles, estoy dentro de un aminoácido que esta en una proteína de una membrana de una célula de una carta. Veo los tres átomos del aminoácido y millones de átomos de otras cosas que parecen proyectarse hasta el infinito. Los científicos describen a los protones, neutrones y electrones como las partículas mas pequeñas e indivisibles, si es así y no lo inventaron todo para tratar de explicar que están cansados de rascarse la cabeza, en el próximo paso termina mi viaje. Miro mas de cerca, un átomo me llama la atención, en el centro hay una gran esfera llena de energía, alrededor de ella giran en redondel otras esferas mas pequeñas siguiendo una orbita y maravillado pienso en lo lindo que es el sistema solar. Una de las esferitas me llama la atención, que linda que es la tierra. Me acerco cada vez más y veo un continente, un país, una provincia, un barrio, una esquina, un Pablo y una Filomena. El joven le dio una carta a su amada pidiéndole perdón por tratarla mal y declarándole todo su amor. –Que linda es Filomena-piensa Pablo. ¡Por Dios que no rompa la carta!. Mientras la lee Filomena piensa:- Que lindo que es Pablo.
Que alivio.




1 comentario:

tremendo lapiz garabato producer® dijo...

ja que onda? aca el true garabato soy yo! ;) todo bien , che me gusto eso del galaga!