domingo, 26 de agosto de 2007

ENEMIGO PÚBLICO


Cosme era el dueño de la empresa tabacalera líder en el mercado, hasta que la competencia se armó de la mejor estrategia de ventas: la publicidad. Gastaban millones de dólares para aparecer segundos en la televisión y esto les bastaba para meterse en la cabeza de los consumidores y dejar a la corporación de Cosme entre las segundas marcas. La avaricia del susodicho desgraciado no le permitía pagar tanto dinero por algo tan corto, gastar lo mínimo era su ley y mientras esa ley se cumplía su corporación caía en el olvido. Se encerró bastante tiempo en su oficina sin comer ni dormir, pensando en como salvar su imperio. Al tercer día salió eufórico y como hechizado por la maravilla ordeno que se haga un afiche publicitario, no muy grande, económico, pero vistoso. Una vez hecho salió a la calle a concretar su perverso plan. Pegó el afiche en un cartel cualquiera de un barrio común de Buenos Aires y se escondió detrás de él, esperando que pase alguna persona. Cuando escucho pasos, Cosme se abalanzo con un cuchillo sobre su victima, sin importarle si era hombre o mujer, sin interesarle si tenia hijos, padres, amigos, sin perdonarlo por ser un humano ya que para Cosme era solo un posible consumidor y le dio veintisiete puñaladas en el pecho. Al otro día en todos los noticieros se hablaba del asesinato, los noteros trasmitían desde el lugar del crimen, al lado del cartel que Cosme pegó antes del homicidio. Gano espacio gratuito en televisión y la CosmeCorp volvió a ser la más importante, su plan había salido a la perfección, lo que lo alentó a matar a trece consumidores más. Las esposas de tres de las victimas se suicidaron, ahora debía cargar con diecisiete muertes en su conciencia. Un detective se dio cuenta de que todos los crímenes coincidían en el anunció y comenzó a seguir al asesino. Lo capturo con las manos en la masa y lo metieron preso, a pesar de que le dieron cadena perpetua a los dos años quedó en libertad. Cuando se dio a la luz el caso a la gente le pareció horrible, hablaban todo el tiempo de la maldad de la CosmeCorp, sin embargo siguió siendo la empresa líder ya que se había metido demasiado en la cabeza de todos, y se enviciaron tanto con esa marca que ya nadie podía dejar de fumar.

1 comentario:

.Niña Mala. dijo...

usted tiene una manera muy particular de hacer correr las palabras dentro de los cerebros.
eso me agrada.
me agrado la historia.
CosmeCorp
corporacion como muchas.
y extraña alucion a una que conosco de cerca.
espero que estes bien.