sábado, 1 de septiembre de 2007

Futuro imperfecto


Las atrocidades que le hacia el hombre a la tierra se empezaron a hacer notar en el dos mil trece. En invierno la temperatura era diez grados mas baja de lo normal y en verano diez grados mas alta, el aire estaba envenenado y cada tanto había una alerta en la que la gente debía salir con barbijo a la calle, la crisis energética se esparció por todo el mundo produciendo cortes de luz diarios, en resumen, todo era un caos. El hombre toma el camino mas simple después de haber pasado por los mas difíciles por eso después de muchas ideas descabelladas finalmente se prohibió la tala de arboles. Lastimar a una planta se penaba como lastimar a un humano. Al principio esta medida fue favorable ya que las empresas más contaminantes como las pasteras cerraron y se acabo con la deforestación. La gente podía vivir sin papel, sin escarba dientes y sin broches pero un elemento era imprescindible: el fósforo. Esta necesidad de cerillos sumada al desempleo que produjo la nueva ley provocaron un gran descontento. Las empresas fosforeras se unieron y formaron un monopolio comercial. Como no podían talar arboles comenzaron a comprár la madera a la gente, abundaba la pobreza por eso las personas se desesperaron por vender sus muebles, sus jengas, sus barcos, las calesitas y hasta sus propias puertas lo que produjo saqueos y más descontrol. Mientras, las fosforeras vendían fósforos a los países de primer mundo. Cuando toda la madera del planeta se quemó, se optó por el magic-click y los encendedores. Estos productos desataron una súper explotación del petróleo, no solo porque estaban hechos de plástico sino porque la gente necesitaba gas para utilizarlos, en invierno el frio hizo que la demanda subiera hasta las nubes y lo mismo hacían los gases contaminantes produciendo lluvias acidas y demás catàstrofes. Este problema se resolvió con la prohibición de extracción de petróleo y la vida de la gente quedo en manos de la electricidad. Hornos eléctricos, estufas eléctricas, autos eléctricos, todo hecho de metal. Con el plástico aislante de los cables paso lo mismo que con la madera, como no se podía extraer del suelo empezaron a comprarselo al pueblo. Las personas vivían de la venta de plástico y de metales, muy pocos trabajaban, el humano abandono su dinamismo. Las grandes estructuras metálicas se redujeron a pequeños hilos de cobre o imanes y los plásticos a pequeñas capas aislantes. Fue tanto mineral el que se extrajo de las montañas, que en poco tiempoestas se redujeron a pequeños montes incapaces de frenar la humedad de los vientos. De esta forma en el año dos mil trece el agua subió de golpe y ningún hombre sobrevivio porque no tenia madera, plastico o metal para flotar.

2 comentarios:

.Niña Mala. dijo...

el 23 de abril del 2012 se acaba el mundo.
acuerdate de mi!

el staff del librito dijo...

Muy bueno tu blog y muy interesantes las historias. ¡¡ Que no se acabe el mundo y que no caigan nevadas mortales!!
Gracias por habernos visitado. Seguiremos en contacto.

"El librito"

Dentro de poco se viene el nº2, renovadísimo.